Domina Lightroom

Domina Lightroom es un curso online que te muestra, paso a paso, cómo aprender a manejar y sacarle jugo a Lightroom, por medio de una colección de vídeos en alta resolución.

iniciar sesión

4.3.8. El pincel de ajustes

Al igual que el filtro degradado, con el pincel de ajustes de Lightroom se pueden realizar distintos ajustes sobre las fotografías, pudiendo mantener un control sobre la intensidad y la superficie sobre la que se aplican los efectos. En este video te explicamos cómo trabajar con el pincel de ajustes de Lightroom.

Transcripción del vídeo

En este video os voy a hablar de una de las herramientas más potentes con las que Lightroom cuenta a nivel de ajustes sobre nuestras fotos. Se encuentra dentro del módulo Revelar, en el bloque de herramientas que aparece justo debajo del histograma y es el Pincel de Ajuste.

Podemos acceder a él a través de la letra K o bien podemos pulsar con el ratón sobre su icono para acceder a los controles. Para enseñaros cómo funciona voy a utilizar esta foto. La hemos utilizado ya en ejemplos anteriores, pero en este caso voy a utilizar una versión en blanco y negro.

Con el pincel de ajuste y voy a poder controlar factores como la exposición, el brillo, el contraste, la saturación, la claridad, el enfoque o aplicar un filtro de color. Seguro que estos ajustes os resultan familiares porque son los mismos que se utilizaban en el filtro graduado. Lo que me permite hacer este pincel, es dibujar unas máscaras sobre las que podría aplicar estos efectos.

Cuando sitúo el puntero encima de la foto, se ven tres elementos que componen mi pincel. El primero, es el centro de pincel que es el punto donde más efecto tendrá. La primera circunferencia alrededor de este centro determina la zona de máximo efecto, y la segunda circunferencia determina el nivel de degradado que voy aplicar. Dentro de los controles de mi pincel, puedo cambiar el tamaño del pincel y el nivel de desvanecimiento que aplicaré. Para que lo veas en funcionamiento voy a empezar a aplicar más caras sobre la fotografía.

Voy a subir la exposición a tope, voy a ajustar un tamaño adecuado, bajó a tope el desvanecimiento y voy a crear mi primera máscara. Cuando estoy trabajando sobre la fotografía, puedo hacer dos cosas, editar o continuar definiendo la máscara con la que estoy trabajando o crear una nueva máscara. Ahora mismo, lo que acabo de hacer es crear una máscara. Si siguiera pintando sobre ella, lo que haría sería completa mi máscara.

Si lo que deseo es crear máscaras diferentes, tengo que hacer lo siguiente. Vamos a borrar la máscara que hemos creado, veis que estoy en modo nuevo. Creó una máscara, cambio de nuevo al modo nuevo, creo otra máscara. Lo que acabo de hacer es crear dos máscaras diferentes sobre las cuales podría realizar ajustes de forma independiente.

Para que veáis la diferencia de la opción de desvanecimiento, voy a eliminar las máscaras que acabo de crear y voy a crear dos máscaras diferentes con valores distintas del parámetro desvanecer. Voy a crear la primera mascara con el valor de desvanecimiento 0 y voy a crear una segunda máscara con el valor de desvanecimiento de 100. Como veis, hay una diferencia clara en el pincel. En la primera máscara no tiene ningún tipo de transición en el borde, en cambio en la segunda sí que existen una transición bastante llamativa entre el centro y lo que sería el borde de la propia máscara.

El flujo me va a permitir definir la intensidad sobre la que quiero aplicar mi máscara. Aquí tengo el flujo al máximo y al ir pintado sobre la fotografía se irá creando la máscara con una intensidad muy alta. Si en cambio bajo el flujo necesitaré pasar más veces con el ratón para poder crear una máscara con la misma intensidad.

Gracias al control densidad, puedo definir cuáles de intensidad máxima que conseguiré, independientemente del nivel del flujo que tenga. Con el flujo voy a poder indicar el tiempo que necesitaré para, aplicando mi pincel, conseguir un valor máximo de la densidad. Para que lo veis más claro voy a poner un flujo que no esté al tope, pero que sí se alto y voy a trabajar creando una primera máscara con la densidad al 100. Veis como al cabo del tiempo creó una máscara bastante intensa. Si lo que hago ahora es bajar el valor de la densidad y creó una nueva máscara manteniendo el flujo, independientemente del tiempo que este dibujando en mi máscara, no podrá llegar alcanzar la intensidad que alcance con la antigua máscara. Todo debido al valor máximo que he indicado en densidad.

Si os fijáis, estoy trabajando con el pincel A, en el que ha indicado los parámetros de tamaño, desvanecer flujo, máscara y densidad. Cuento con otro pincel llamado B en el que puedo tener unos valores diferentes, de modo que cuando quiera trabajar realizando un determinado ajuste, puedo utilizar uno de los pinceles y simplemente si tengo que cambiar puedo utilizar otro y me mantiene la configuración.

Hasta ahora no hemos hablado del parámetro máscara automática. La mascara automática va a permitir que cuando hago una operación y defino una máscara, sea Lightroom el que determina de forma inteligente cuáles son los bordes de la máscara que estoy intentando seleccionar. Suponed por un momento que quisiera hacer una máscara en la que quisiera seleccionar el cielo y no quisiera meterme en el castillo. Si no dispusiera de la opción de máscara automática se me ocurre que tendría que mantener la opción de desvanecer al mínimo e independientemente del flujo y la densidad que utilizará, tendría que ir con sumo cuidado seleccionando el borde. Esto un principio es bastante complicado y en cualquier momento me puedo salir y echar a perder mi trabajo.

Gracias al control de mascar automática este problema está solucionado. Lo que tengo que hacer es definir la configuración de mi pincel y marcar la opción de máscara automática. A partir de ahí, pintaré mi máscara manteniendo el centro fuera del objeto que quiero resaltar.

¿Veis que sencillo? No entró en el castillo y es Lightroom quien determina donde empieza y dónde acaba el castillo, permitiéndome hacer una selección perfecta del cielo. A partir de aquí podría completar mi máscara sin mayor problema, simplemente de forma paciente.

Con todo esto, ya estaréis suponiendo la potencia de esta herramienta. No os preocupes si la información os ha resultado demasiado densa, porque en los próximos vídeos vamos a trabajar con el pincel de ajuste en una serie de casos prácticos en los que veremos distintas aplicaciones